This page is also available in: English Italiano

HEIKO GATJE

La sopa de la vida, perspectiva de un Chef.

Emigré, o mejor dicho, fui en busca del verdadero propósito de mi vida desde Alemania en 2001. Había varias razones para esto. En ese momento acababa de dejar el ciclismo, que había practicado muy intensamente durante 5 años, y había empezado a practicar windsurf. El clima predominantemente frío en el norte de Alemania, donde vivía, fue una de las razones por las que decidí marcharme. Encontré que la sobreestimulación total de la vida acelerada allí era agotadora y las formas en que la sociedad entera estaba estructurada y esperaba que su gente funcionara ya no resonaban conmigo en absoluto. Era demasiado para mí, me sentía abrumado y no le encontraba sentido alguno.

Así sucedió que dejar atrás la cultura del ciclismo fue el primer paso para que también dejara atrás todo lo demás que me parecía una completa locura. La evaluación constante de uno mismo y la comparación del estado de vida de uno con el de otro, según parámetros que no eran nada satisfactorios para mi visión de la vida, era demasiado para mí. Toda esta prisa y el ritmo que llevaba, sin que nadie cuestionara nada… ¿Dónde estamos corriendo? ¿Qué estamos tratando de lograr y a quién queremos impresionar? ¿Cuál es el destino final? Y lo más importante, ¿a qué costo? Trabajar mucho, ganar mucho, luego comprar mucho y gastar mucho…y en el tiempo libre ir den vacaciones de lujo y a muchas fiestas.

¿Qué sentido tiene todo esto? Quizás enriquecerse de la misma felicidad que uno se ha quitado a sí mismo, quizás solo recuperar el alma que uno se ha vendido anteriormente.

Aparte de algunos atletas profesionales, honestamente no conocía a nadie que tuviera ganas de levantarse cada mañana y realizar sus tareas diarias y mundanas en el trabajo. Mi creencia en ese momento era que la razón por la que vamos a trabajar es sólo para ganar dinero. Lo que escuché toda mi vida fue: sólo tendrás éxito si…., sólo serás feliz si…. sólo puedes ser esto o aquello si……sólo si…. si….»

Estas eran las limitaciones principales de mi pensamiento. Nunca se me dio la oportunidad de pensar por mí mismo o de asumir mis responsabilidades y tomar mis propias decisiones en la escuela, por lo que me fui lo antes posible. No entendía nada en ese entonces, sólo que ya no quería ser una víctima del sistema.

Conocí a un par de windsurfistas, que a través de sus viajes por países lejanos, me mostraron una forma de vida totalmente diferente. Me inspiraron mucho y me motivaron a encontrar nuevos caminos para mí.

Los windsurfistas me regalaron un libro llamado «the dolphin: story of a dreamer» que reflejaba exactamente mi vida hasta ese momento.

Luego viajé a Sudáfrica y a Fuerteventura y conocí a gente que trabajaba, era feliz, sana y satisfecha, sin ninguna de las necesidades «estándar» que me hicieron creer que uno debe tener en la vida. Ya nada encajaba con mi vida anterior.

A pesar de tener muy poco de lo que yo pensaba que se necesitaba para ser feliz, esas personas parecían más felices, más abiertas de mente y simplemente más vivas y humanas. No necesitaban ninguna fiesta de 5 o 7 platos o ninguna fiesta superficial. Vivian a un ritmo mas aceptable y priorizaban los momentos para mostrarse afecto e interés el uno al otro. Ahora me sentía aún más traicionado por la sociedad que conocía. Tenía que haber un camino intermedio y desde entonces, ya no me culpo si sólo hago las cosas que me gustan.

Al final esto ha sido exactamente lo que me hizo crecer más. No olvidaré, sin embargo, que las experiencias negativas fueron las que más me empujaron a hacer los mayores cambios. Donde hay luz, también hay sombra, y si no fuera así, el juego no funcionaría.Me quedé en Fuerteventura y siempre traté de mantener la diversión en primer plano en mi vida, o al menos algo que me llevara a eso.

Conocí a Laura en una divertida fiesta de Halloween. La experiencia de 10 años en catering de películas en todas las Islas Canarias comenzó gracias a un catering para una pequeña sesión de fotos en las dunas, que improvisé totalmente para divertirme. Primero para una empresa externa y luego para mi propia empresa de catering. Hasta que llegué a gestionar catering para producciones de Hollywood con gente como Ridley Scott.

Entonces surgió la idea de comprar un terreno y construir una pequeña cabaña en él. Esta idea se convirtió en el proyecto de construcción de un vivienda sin empresa constructora, sin agua y electricidad en el sitio y en un desierto de piedras. Sólo tenía un empleado con el que tengo una relación muy especial… es mi padre. También coincidía conmigo de que sería muy agradable trabajar en un lugar soleado.

Pero algunas cosas requieren más trabajo primero y después viene la diversión. Nos llevó 9 meses construir la casa, tanto como para esperar a un bebé. En dia de hoy la casa sigue creciendo y cambiando, adaptándose a nuestras necesidades.

Durante la construcción, Laura y yo vivíamos en una cabaña junto a la obra, para no tener que pagar ningún alquiler. Nos casamos en Italia, con una boda muy divertida y después nacieron dos bebés verdaderos 🙂

Después de 10 años de restauración de películas, nació el proyecto 7lemonshouse con el objetivo de crear un espacio para que personas con ideas afines se reúnan. Esta idea ya existía mientras construíamos la casa y ahora era el momento perfecto para llevarla a cabo. Dejé de hacer catering porque al convertirme en padre queria pasar mas tiempo en casa con mi familia.

Mira a tu alrededor! Hay tantas opciones que podrían ser más adecuadas para ti que la que ya conoces. Desde mi perspectiva culinaria, la vida podría ser comparada con una sopa a la que añades ingredientes al adquirir experiencia- ¡cocina tu propia sopa si la vida que estás viviendo no te sabe bien!

This page is also available in: English Italiano